La enseñanza en las nuevas generaciones

Comentarios · 1012 vistas

Si queremos afectar a las nuevas generaciones a través de la enseñanza, tenemos que ir mas allá de la forma en la que siempre lo hemos enseñado.

Las palabras que enseñamos deben traer consuelo, exhortación, instrucción y sabiduría. Por lo tanto, «bueno» no es suficiente. Las palabras que enseñamos si están bien dirigidas, son la palabra de Dios, la Biblia, y por lo tanto, una vez mas «bueno» no es suficiente.
 
Si queremos afectar a las nuevas generaciones a través de la enseñanza, tenemos que ir mas allá de la forma en la que siempre lo hemos enseñado. Típicamente escogemos un tema o un pasaje, y le adoptamos una forma de predicación. Posiblemente pensemos en la audiencia y entonces buscamos ilustraciones con las que ellos puedan identificarse.
 
Pero la enseñanza, si queremos que sea extraordinaria, debe de ir mas allá que los buenos temas o las ilustraciones acertadas. Los expertos en el tema nos recuerdan que los seres humanos aprendemos escuchando. Sin embargo, este aprendizaje es muy bajo.
 
Quiere decir que si utilizas solamente tu voz para comunicarte –como es normal hacerlo– entonces deberás hacer un esfuerzo enorme para que tu audiencia –en especial las nuevas generaciones– aprendan lo que quieres que aprendan. Y mas aun, que lo puedan llevar a la práctica. Lo cual es al final de cuentas, lo que todo maestro que expone la Biblia quiere: la transformación de la conducta.
 
Los mejores maestros son efectivos en el uso de su tiempo. Y ya que la enseñanza no debe ni puede durar muchas horas, ellos hacen que los minutos que tienen, cuenten.
 
Por eso me permito darte 4 consejos simples para que tomes en cuenta la próxima vez que enseñes:
  1. PREGUNTAS, PREGUNTAS, PREGUNTAS: Evitar hacer de tu enseñanza un monólogo. A medida que avanzas en el tiempo, haz preguntas que obliguen a tu audiencia a pensar. No permitas que nadie deje de pensar. El tiempo es corto, utilízalo adecuadamente y obliga a las personas a pensar en lo que estas enseñando.
  2. USO DE IMÁGENES: Sé que esto no es nuevo para nadie, en especial si has trabajado con niños. Pero aún preadolescentes, adolescentes y jóvenes aprenden mejor viendo. De hecho, nuevas investigaciones han revelado que se tarda un 40% menos de tiempo en explicar ideas complejas con el uso de las imágenes visuales. Desde la forma en la que fuimos diseñados por Dios, es evidente que solo el oído no es suficiente. Los expertos nos dicen que el ser humano procesa imágenes 60 mil veces mas rápido que cuando las lee. Esto quiere decir que aquella famosa frase de que «una imagen vale mas que mil palabras» se queda corta. Por eso surge la pregunta: ¿Qué tantos sentidos ponemos a trabajar cuando predicamos la palabra de Dios?
  3. ARGUMENTOS: Si vamos a hacer muchas preguntas, podemos hacerlas inclusive que generen controversia. No te dejes convencer por ese pensamiento de que «la controversia no es de cristianos». Diferir en lo que pensamos nos obliga a pensar un poco más y a probar nuestras creencias. Esto es sano en la enseñanza. Haz preguntas que reten a la población, preguntas que aún tu sepas que la gente no estará de acuerdo y luego presenta el punto de vista bíblico.
  4. ENSEÑAR LO APRENDIDO: Si hay algo que retiene la enseñanza sobre cualquier otra cosa, es enseñar lo que hemos aprendido. Dentro de las enseñanzas hay algo que siempre procuramos: las aplicaciones. Debemos pensar en formas en las que la gente que nos escucha pueda transmitir lo que han aprendido a otros. Esto es garantía de un incremento sustancial en la enseñanza. Vivimos en un mundo distinto que demanda que enseñemos distinto. «Distinto» no significa cambiar el mensaje, sino saber cómo hacerlo llegar a los oídos de las nuevas generaciones. Los sentidos no son cosa nueva. Es parte de nuestra responsabilidad enseñar a otros respetando el diseño de cómo Dios los formó, con criterio y con sentidos.
Lider 625 Esteban Obando @estebanobando
Es el Director de e625 Costa Rica. Es pastor de la iglesia «Cristo Viene» de la ciudad de Cartago: ha sido profesor de Biblia en el SETECA y es uno de los autores del libro «Consejería práctica juvenil». Es docente del Instituto e625.
Comentarios
Angel Jesus 2 años atrás

Asi es nada mejor que para atraer a los mas jovenes es otorgando consuelo, soporte y eduacacion en la palabra. Bendiciones en Cristo Jesus :)

 
 
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish