PALABRA PROFÉTICA: Alumbra como antorcha en lugar oscuro

Comentarios · 647 vistas

Análisis sobre el vasto campo de las profecías bíblicas, a la luz de las Sagradas Escrituras. A través de la historia Dios ha querido mantener a su pueblo informado de los eventos del porvenir, con la intención de que nos preparemos y vivamos cada día bajo la guianza de su Espiritu.

Cada minuto cuenta...

La escatología es la rama de la teología que estudia las profecías concernientes al futuro de la humanidad, de la Iglesia de Jesucristo y de la nación de Israel, el pueblo escogido. Desde el principio de la historia, las personas han sentido la necesidad de conocer sobre su porvenir y Dios siempre ha tenido su voz profética para estos fines. Las Sagradas Escrituras mencionan a los hijos de Isacar, de entre las doce tribus de Israel, como "entendidos en los tiempos y que sabían lo que Israel debía hacer", (1 Crónicas 12:32).

Este es un tema de vital importancia para todos los creyentes; ha sido muy abusado y malentendido, debido a interpretaciones personales que no armonizan con la totalidad de las enseñanzas de la palabra de Dios. Recordemos que uno de los axiomas más relevantes de la Biblia es que se interpreta a sí misma, lo que un pasaje no deja claro, se esclarece en otras partes de la revelación.
 
Se utilizará la postura dispensacionalista, con el método de interpretación gramático, histórico, literal, porque es el más seguro; fue usado por los precursores de la Iglesia y el propio Jesus. Oramos al Señor que Ilumine nuestro entendimiento, para entender sus transformadoras enseñanzas y aplicarlas a nuestras vidas siempre,
"Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta." (Hebreos 4:12,13)
 
Cada día vemos el cumplimiento fiel de antiguas profecías sopladas por el Espiritu Santo en el entendimiento de los profetas del Señor, incluso personas que no estaban bien delante de Dios fueron utilizadas para profetizar en unos momentos específicos, para un grupo en particular, como fue el caso de Balaam (Números 22-24), Saul (1 Samuel 12-15), el profeta desobediente (1 Reyes 13), Jonás (Jonas I-2).
 
Sin embargo, tenemos que preguntarnos ¿Cual fue la primera profecía mesiánica pronunciada en la Biblia? Uno de los errores mas comunes en los intérpretes de la profecía es intentar entender sus enseñanzas como elementos aislados, sin tomar en consideración que las Sagradas Escrituras es como un organismo viviente, se interconectan unas con otras. Para entender el presente y el futuro hay que ir al pasado, porque las cosas no surgen de la nada, todo tiene un origen y una razón de ser. La esperanza mesiánica de redención está en el corazón de la Humanidad desde el mismo momento de su caída en el huerto de Edén. Al momento de consumarse el pecado que destituyό a la raza humana de su posición única y privilegiada ante Dios, la pareja huye y se esconde de Dios; buscaron hojas de higuera para cubrirse. Esto fué un intento inútil de querer reparar el daño causado a ellos mismos y a toda la raza. El Creador, en su gran amor, los confronta y en su sentencia a Satanás, pronuncia la primera profecía sobre la redención que se registra en las Escrituras:
"Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar." (Génesis 3:15) Dios determinó que de la descendencia de misma mujer que Satanás enganό se levantaría un Escogido, que lo derrotaría y le devolvería a la raza humana su posición delante del Creador,
"Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. (Hebreos 2:14,15).
 
A partir de ese momento, el enemigo supo que su tiempo estaba contado, sin embargo se propuso dar la batalla hasta las últimas consecuencias, no sin quedar derrotado y avergonzado una y otra vez a través de la historia. A pesar de que en la óptica del mundo natural, Satanás ha hecho mucho daño irremediable y parecería como que ha arrastrado mas gente a la perdición de lo que Dios ha logrado salvar, en la visión verdadera de Dios, se ha logrado establecer los propósitos eternos del Creador.
 
Ninguna persona que se encuentre en la condenación puede alzar su dedo acusador ante Dios para reclamarle, porque no se le dió oportunidad. Nadie se condena sin haber conocimiento del pecado y el rechazo voluntario consistente a la voluntad de Dios.(Lucas 16:19-31;Juan 15:22-24) Aun los que murieron sin haber oído de Dios, tanto en las épocas antes de Cristo, como después, tendrán la oportunidad de salvarse por medio del testimonio de su conciencia, (Romanos 2:14-16). De manera que no hay excusa, el Señor siempre ha tenido su voz profética activa a través de las generaciones, para hacer conocer al mundo el verdadero camino, incluso en las épocas donde parece que El se callaba.
Satanás entendió que la única manera de parar el plan de Dios era evitando que el Mesías naciera. Por eso vemos su mano insidiosa operando en diferentes momentos de la historia bíblica. Algunos de estos momentos fueron: 1. La corrupción del linaje mesiánico en tiempos de Noé- Las Escrituras nos relatan que en los días de Enós los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová, (Génesis 4:26). A estas personas y a su descendencia se les llamó: "El linaje de los hijos de Dios o linaje piadoso". Enós era nieto de Set, el hijo que Dios le concedió a Adán después de la muerte de Abel. A la descendencia de Cain, el envidioso homicida, se le llamó: "Las hijas de los hombres, o linaje impío." No quiere decir que todos los del primer grupo eran hombres, ni todas las que pertenecían al segundo grupo eran mujeres, sino que había de ambos sexos en los dos grupos; se utiliza el término femenino para el segundo grupo por ser el elemento de seducción. En los días de Noé, la maldad había crecido tanto, que se estaban mezclando los descendientes de ambos grupos en yugo desigual y existía el peligro de diluirse y perderse la descendencia de la cual nacería el Mesías Jesucristo. Los efectos de la guerra espiritual entre la luz y las tinieblas se pueden notar muchas veces en los eventos mundiales; muchas personas lo ven como algo normal, producto de la conducta impropia de las personas, pero pierden de vista el poder espiritual que incita a estas situaciones. 2. La matanza de los niños en Egipto- El pueblo de Israel estuvo cautivo por 400 años en la tierra de Egipto, desde el año 1,900-1,500 aC. aproximadamente. El Faraón que tomó el control del gobierno, era de otro grupo étnico al Faraón que favoreció a los hebreos en tiempos de José; por lo tanto no había sido testigo del favor y la misericordia que Dios tuvo para Jacob y su familia. Debido al rápido crecimiento y la abundancia que experimentaron los hebreos en la fértil tierra de Gosén, el Faraón se sintió amenazado y pensó que si seguían a ese ritmo, podían conspirar contra su gobierno y decide imponerles duras cargas que les condujeron a la esclavitud, (Éxodo 1). Para el nacimiento de Moisés (Éxodo 2), el Faraón de turno (Ramses II) ordena la matanza de todos los niños varones hebreos que nacieran. Estaba en peligro el nacimiento del hombre que Dios usaría para libertar al pueblo escogido de la esclavitud de Egipto y conducirlos a la tierra prometida. Mas adelante y como efecto de su labor, la próxima generación liderada por Josué, la conquistaría y se establecerían como la gran nación donde nacería el Mesías Jesucristo. Satanás no es omnisciente, pero es un gran estratega y percibe cuando Dios esta obrando cosas trascendentales que benefician el adelanto de su reino. Dios obró de manera sobrenatural para la preservación de este niño y lo condujo a través de su vida para que cumpliera con su encomienda. 3. La masacre de los niños en Belén- Aquí tenemos otro ejemplo de la obra de Satanás a través de un rey insolente, necio y prepotente llamado Herodes el Grande,(Mateo 2). Cuando los magos de oriente llegaron a Jerusalén preguntando por el rey de los judíos que había nacido, Herodes sintió terror al pensar que su reino estaba en peligro y sus descendientes no podrían heredarlo. Le pidió a los magos que si lo encontraban le dijeran su ubicación con la falsa excusa de ir a adorarlo. Los magos, guiados por la estrella, llegaron al lugar donde residía Jesús con su madre; allí le entregaron los presentes, lo adoraron y se quedaron esa noche con ellos. Mientras dormían, fueron advertidos por un ángel en sueños que no volvieran donde Herodes y así lo hicieron. El gobernante se sintió burlado y se lleno de ira, mandando a matar a todos los niños menores de dos años con la intención de matar a Jesús. Nuevamente se ve la mano providencial de Dios haciendo camino para evitar la muerte del Escogido, Jesús el Hijo de Dios. Estos son solamente tres ejemplos, de los muchos que hay, donde se revela la lucha espiritual que se ha librado en el campo espiritual por nosotros. En todas, la victoria ha sido de Dios y siempre lo será; por eso podemos descansar en su Palabra y en sus promesas, sabiendo que todo lo que Él ha hablado a nuestras vidas vendrá a un pleno cumplimiento, si mantenemos firme y sin fluctuar nuestra confianza en El, "Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones..." (Deuteronomio 7:9)
Comentarios